Dánica cierra su fábrica de San Luis y culpa al gremio de Aceiteros

Actualidad 20 de abril de 2021 Por Luis Ceriotto para Clarín
El grupo Beltrán, dueño de la marca, dice que no puede pagar la paritaria del 70%. La otra fábrica donde elaboran margarinas, en Llavallol, sigue activa.

La planta de aderezos de la marca Dánica, ubicada Villa Mercedes, San Luis, cerrará sus puertas por decisión de sus propietarios, quienes a su vez acusaron al gremio local de Aceiteros (SOEAD) como los responsables de haber forzado la situación. En la fábrica trabajan 130 personas, entre operarios encuadrados en Aceiteros y administrativos.

“La empresa AVEX, titular de las marcas Dánica, D’Fiesta y Mayodan, informa el cierre de su planta de producción de aderezos en Villa Mercedes (provincia de San Luis) a causa de la imposibilidad de reconducir el dilatado conflicto sostenido por el gremio local de Aceiteros (SOEAD)”, dijo la empresa a través de un comunicado.

El detonante del cierre, según voceros de los empresarios, fue la homologación la paritaria con Aceiteros, que establece un incremento salarial de 70%.

“Un erróneo encuadre sindical de la actividad y una representación sindical violenta e irascible que ha radicalizado desmedidamente las relaciones laborales (incluso perpetrando sabotajes en las líneas de producción) han tornado inviable el sostenimiento de las operaciones en dicha en la planta, con el consecuente desabastecimiento de productos en las góndolas de todo el país”, agregó la compañía.

Dánica/AVEX es propiedad del Grupo Beltrán, de origen cordobés y uno de los más fuertes del país en la industria frigorífica. En 2018 adquirieron al grupo brasileño BRF (que se estaba yendo de Argentina) esta unidad de negocios, con fábricas en San Luis y en la bonaerense Llavallol. En esta última planta es donde se fabrica la clásica margarina Dánica, así como de otras marcas como Manty. En la planta de Villa Mercedes elaboran aderezos como mayonesa, mostaza y ketchup, los cuales tienen una fuerte presencia en las góndolas de los supermercados, dentro de las marcas más económicas.

El conflicto con el gremio de Aceiteros es por un tema de encuadre gremial. Desde que adquirió Dánica, el Grupo Beltrán pidió cambiar el encuadramiento de sus operarios al del gremio de Alimentación, cuyos salarios son más bajos. Ni el ministerio de Trabajo de San Luis ni el de Nación accedieron a este reclamo. Pero en la planta de Llavallol concretaron un acuerdo con el gremio que retrotrajo los aumentos salariales a un año atrás. Con la filial gremial de Villa Mercedes, en cambio, no hubo acuerdo.

“La situación se agrava con otros factores del contexto, como el impacto de la fijación de precios máximos para los productos alimenticios que produce la empresa, el abrupto incremento del precio internacional de los “commodities” de los insumos, así como la reciente homologación de un acuerdo paritario que impone un incremento salarial en torno al 70% para la actividad”, agregó el comunicado de la empresa.

La empresa informó que inició el procedimiento ante el ministerio de Trabajo de la Nación para cesantear a sus empleados en el marco del artículo 247 de la Ley de Contrato de Trabajo, que prevé una indemnización del 50%.

El titular de la filial de Aceiteros en Villa Mercedes es Juan José Domínguez, quien rechazó los argumentos de la empresa y exigió que paguen indemnización doble a los 105 operarios sindicalizados.

“Hace 32 años que en esta empresa se paga (el convenio de) Aceiteros. Si la empresa quiere irse, que haga lo que dice la ley, pagar el 200%. Que pague la doble indemnización para poder irse”, dijo Domínguez en declaraciones a la radio LV15.

Tras acusar al Grupo Beltrán de “no querer pagar” lo que establece el convenio de Aceiteros, Domínguez dijo que desde el gremio no ven mal que la empresa termine yéndose de la provincia. “Sería para bien que (los trabajadores) cobren todo (lo que establece el convenio), pero también sería para bien que esta empresa se vaya, indemnice como tienen que indemnizar a los compañeros, pero que nos deje tranquilos. No puede ser que cada cuatro meses estemos hablando de Dánica”, agregó Domínguez.

FUENTE: CLARÍN