¿Qué entendemos por “alimentos sustentables”?

Sustentabilidad 05 de octubre de 2020
Concretamente, una alimentación sustentable es una alimentación que respeta el medio ambiente, es ética y saludable.
shutterstock_322801925

Los alimentos sustentables son alimentos cuyo modo de producción y consumo no perjudica al medio ambiente. Una alimentación sustentable privilegia por consiguiente alimentos orgánicos o agroecológicos (modo de producción sin químicos o pesticidas que no cuentan con la certificación oficial de orgánicos), alimentos de estación o producidos cerca del lugar de compra ya que su transporte requerirá menos energía.

El envase del alimento es también un criterio importante a la hora de medir la sustentabilidad del mismo: si es necesario que un producto tenga un envase éste debe poder ser reciclado o reutilizado.

Existen algunos productos, que por definición, son más sustentables que otros por el modo de producción que implican. Sabían por ejemplo que estudios recientes mostraron que consumir un kilo de carne –dependiendo del país donde uno vive- puede equivaler a liberar 22 kilos de CO2 o recorrer 111 kilómetros en auto?

Las verduras y frutas ecológicas crecen en tierra viva, donde una gran diversidad de microorganismos transforman la materia orgánica en nutrientes para las plantas. En la agricultura ecológica se trata de economizar los recursos de la naturaleza y de crear un sistema ecológico equilibrado e integrado entre seres humanos, animales, plantas y microorganismos.

Los nutrientes que se extraen de la tierra se devuelven en forma de abono. En vez de fertilizantes químicos se utiliza abono natural, es decir material vegetal (hojas, pasto etc.), a veces mezclado con excrementos de animales.

El control integrado de plagas (CIP) implica la rotación de cultivos (sembrar diferentes especies, en ciclos anuales) y el cultivo intercalado (mezclar diferentes especies en el área de cultivo) Gracias a este método de control de plagas, en la producción de frijoles de Brasil se ha logrado reducir el uso de pesticidas en más de un 80 % en siete años. El control biológico significa introducir depredadores naturales para mantener población de plagas en un mínimo.

Los efectos de la alimentación en la salud de las personas son hoy un hecho indiscutible. Y así como lo que comemos incide directamente en nuestra salud, también nuestro consumo de alimentos afecta al medio ambiente. Al consumir alimentos más sanos, como por ejemplo verduras cultivadas sin fertilizantes químicos ni pesticidas, no sólo estamos cuidando nuestra salud sino también a la naturaleza. El uso de pesticidas se puede sustituir exitosamente por “el control integrado de las plagas (CIP)” y el “control biológico”.

Ética

La cadena de comercialización debe garantizar que los productores reciban una remuneración digna por su producción. El carácter ético de un producto puede ser certificado por ejemplo por un sello de comercio justo (p.e Fair Trade).

Saludable

Los consumidores no necesariamente sabemos que muchos productos transformados pueden perjudicar nuestra salud. En este sentido, además de cuidar la calidad de los productos que consumimos, es importante que se vayan desarrollando regulaciones y controles de sanidad y etiquetado de los productos para que tengamos la tranquilidad de saber lo que estamos consumiendo.

Son muchas las razones entonces para elegir alimentarnos de manera cada vez más sustentable!

Para ello podemos empezar por buscar productos orgánicos o agroecológicos, que estén lo más cerca de nuestro domicilio, aportando a los productores y almaceneros locales, tomándonos unos minutos para pensar con conciencia antes de comprar: qué elegimos y qué le damos a nuestro cuerpo y al de nuestra familia, cuál es nuestra contribución para la tierra, el agua y el aire gracias a los cuales vivimos.

FUENTE: http://greendrinkscba.org/

Te puede interesar