La Industria del Conocimiento, en su peor momento: cómo golpea la crisis a un sector clave

Tecnología 02 de octubre de 2020 Por Redacción
El rubro de servicios empresariales y profesionales bajo un poco menos del 3%. Fue el sector que mejor performance tuvo en los seis primeros meses del año
1072

Sin duda, uno de los caballitos de batalla de la Argentina es la exportación de servicios basados en el comercio. Actualmente se encuentra algunos casilleros atrás de las exportaciones de materias primas y autos, se asoma desde hace un tiempo este sector, que a diferencia de la industria automotora, su ingreso está hecho de puras divisas y casi no consume bienes importados.

No obstante, desde hace dos años y tres meses las exportaciones comenzaron a bajar como se observó también en el segundo trimestre de este año, con una caída interanual del 11,4% frente al mismo período de 2019.

Algunas de las razones son la recesión argentina, los vaivenes del dólar y el fin de la Ley del Software que iba a ser continuada por la Ley de Economía del Conocimiento, que está frenada desde hace meses en el Congreso.

Los números
De acuerdo con un informe elaborado por Argencon, en base a los datos de Balanza de Pagos del Indec, afirmó que incluso si se relativiza el efecto de la pandemia del Covid-19 y se suman los últimos cuatro trimestres, las exportaciones de Servicios Basados en Conocimiento ascienden a u$s 5821 millones, lo que da una caída del 6,4% frente a los anteriores cuatro trimestres, si bien la participación en el total de exportaciones argentinas se mantiene, 7,8% del total nacional, publicó La Nación.

Por otro lado, en servicios informáticos y software, la caída en los últimos 12 meses es del 10%, lo que ubica a sus exportaciones en el nivel de inicios de 2017.

El rubro de servicios empresariales y profesionales se achicó en poco menos del 3%. Es el sector que mejor performance tuvo en el período de los seis primeros meses del año, que ya registran el efecto del Covid.

Las caídas en los rubros menores, cargos por uso de propiedad intelectual y servicios personales, culturales y recreativos, fueron muy significativas, con bajas del 24,7 y 16,2%, respectivamente.

El contexto
El comportamiento de las exportaciones argentinas respecto de países referentes también fue negativo. Sobre una base que toma en cuenta 2015, la Argentina es el único país del grupo de referencia que cae. En cambio, tienen crecimiento sostenido Colombia y Polonia, y una tendencia positiva en Costa Rica, República Checa y Uruguay.

El diario La Nación consultó a Luis Galeazzi, director ejecutivo de la entidad que nuclea a empresas prestadoras de servicios de todos los verticales de la Economía del Conocimiento, y dijo que el dato no los sorprende, ya que se mantiene la tendencia observada en 2019.

"Seguimos con la misma tendencia del año pasado y tenemos una caída del 6% anual que ya lo habíamos visto a diciembre de 2019. El sector sufre el marco macroeconómico y la ausencia de un marco normativo. La ley de Economía del Conocimiento podría ser un punto de inflexión porque daría un marco normativo previsible a 10 años, cosa que hemos perdido porque el año pasado estaba la Ley de Software, pero ahora no está ni eso", señaló.

La regulación
No obstante, la semana pasada se firmó el dictamen para tratar la ley de Economía del Conocimiento en el Senado. La iniciativa quedó en condiciones de ser discutida en el recinto, aunque los cambios introducidos por los senadores del Frente de Todos obligarán al proyecto a volver en segunda revisión a Diputados.

Sobre la comparación con otros países que tienen políticas de aliento a la exportación de servicios, Galeazzi dijo que el hecho de que saquen ventaja hace que el país pierda posición competitiva y agregó que los legisladores deberían tomar nota de que la economía del conocimiento tiene un gran impacto en el fisco.

"Un nuevo programador que produce y exporta genera un ingreso fiscal que es cuatro veces el costo de la promoción. En vez de ver a la ley como un costo tienen que verla como un ingreso. Es una fuente fiscal adicional que le conviene al gobierno nacional y a los provinciales. A un país que tiene problemas de déficit fiscal esta ley le genera un plus", afirmó.

Por último, insistió en que en el caso de las exportaciones por servicios, los ingresos son casi totales porque se exporta trabajo y no hay necesidad de importar insumos como pasa con otros rubros como la exportación de autos.

FUENTE: IPROUP

Te puede interesar