¿Por qué los domingos son tan alegres por la mañana y tan tristes cuando atardece?

Superación 27 de septiembre de 2020 Por Redacción
mujer-cogiendo-un-cojin-sentada-en-el-sofa

Dicen que los domingos por la mañana las almas de aquellos que creímos perder, de aquellos que se fueron, de aquellos que nos representan alguna parte de nuestra sola vida, nos vienen a visitar y que en medio de esa algarabía se sientan a la mesa con nosotros y por eso las risas, los recuerdos, las carcajadas aparecen, cuando decimos ''¿te acordás cuando fulano hizo tal cosa?, ¡que loco era el tipo!, y la mesa estalla en una sola risa.

Dicen que a la hora de la siesta esos seres empiezan a despedirse, tal vez cuando nos acostamos a dormir la siesta vienen y nos besan en la frente o cuando alguno anda de sobremesa medio tinteado o alegre con el vino en medio de una guitarreada una canción empieza a doler y es porque llegó la hora de que aquellos seres se marchen a su sitio, y terminan de irse cuando el sol también muere.

Por eso es que las tardes de los domingos nos parecen tan melancólicas pero tan cálidas a la vez. Porque nos acarician todo el día hasta que se van...

No sé si será o no verdad, pero suele pasar

AUTOR: DESCONOCIDO

Te puede interesar