La Argentina pornográfica

Opinión 26 de septiembre de 2020 Por Sergio Berensztein para TN
El escándalo del diputado Ameri en el Congreso confirma la decadencia de nuestra clase dirigente: está mal capacitada para ocupar los cargos que desempeña.
durante-la-transmision-del-debate-el-diputado-juan-ameri-estimulo-toco-y-beso-los-senos-su-pareja

El escándalo que el exdiputado kirchnerista Juan Ameri protagonizó en medio de la sesión virtual que se celebraba en la cámara baja generó en la sociedad argentina y tambiÉn en la clase política reacciones de lo más variopintas: repudio, carcajadas, indignación, cólera. }

El hecho llegó incluso a algunos de los principales portales de noticias del mundo, lo que figuró una carta de presentación vergonzosa para nuestro ¿Honorable? Congreso de la Nación. A esta altura, las justificaciones que el exdiputado salteño se encargó de dar importan poco: primero, las explicaciones no son necesarias, todos vimos el vídeo; y segundo, el daño institucional y reputacional ya está hecho.


En un contexto en el que el descreimiento hacia las instituciones políticas ya iba en aumento por la falta de respuesta frente a la crisis multidimensional que afecta a la Argentina, el hecho no hace más que agravar la desconfianza social. El episodio confirma la decadencia de nuestra clase dirigente: mal capacitada para ocupar los cargos que desempeña, insensible frente a los problemas de aquellos a quienes dicen representar, poco consciente de la responsabilidad y el compromiso que implica la representación política y que llegan a espacios de poder gracias a favores políticos y no por méritos propios (como no podía ser de otra forma en un país en el que el hasta el “mérito” está puesto en discusión).

En el último tiempo, el descreimiento en el Congreso ha ido en aumento por culpa del propio sistema político que se ha encargado de relativizar la importancia de su funcionamiento. Al inicio del aislamiento obligatorio, ambas cámaras se mantuvieron aproximadamente dos meses sin sesionar y el presidente Alberto Fernández prefirió gobernar unilateralmente por decreto. Hoy en día, sigue siendo contradictorio que miles de argentinos tengan que movilizarse a diario para realizar una multiplicidad de tareas que ya se encuentran permitidas en el marco de la pandemia, pero los diputados y senadores no concurran al recinto para debatir cómo sacar a la Argentina de la mayor crisis económica de la que se tiene registro.

La pornografía de la Argentina no es lo que hizo Juan Ameri durante la sesión de la Cámara de Diputados, la verdadera pornografía de nuestra política es la pobreza en torno al 45%,

El Congreso es visto por gran parte de la sociedad argentina como un lugar en el que se amontona un conjunto singular; en donde unos pocos diputados y senadores que sí honran la labor legislativa se combinan con los “familiares y amigos de…”, con personajes turbios que van en búsqueda de fueros o con dirigentes que usan su banca en beneficio personal.

Mucho tiene que ver el sistema de listas sábana que permite el acceso de personajes desconocidos para el electorado (prácticamente nadie conocía quién era Juan Ameri hasta ahora). Al margen del hecho en sí, lo preocupante es que los “Ameris” de la política lleguen a ocupar una banca. Además del deficiente sistema electoral, que sin duda requiere un mejoramiento, los partidos políticos tampoco han sido exitosos en filtrar a aquellos dirigentes que no merecen ocupar cargos electivos, ya que no poseen los atributos indispensables para poder hacerlo. Esta falla está vinculada directamente al deterioro progresivo de los partidos que han dejado de funcionar como espacios para la formación de cuadros políticos. La llegada al Congreso nacional o a las legislaturas provinciales de estos cuadros poco preparados y que no representan al arquetipo ideal de dirigente que se requiere, al final del día se materializa en una política pública deficiente.


La pornografía de la Argentina no es lo que hizo Juan Ameri durante la sesión de la Cámara de Diputados, la verdadera pornografía de nuestra política es la pobreza en torno al 45%, la inflación incontenible desde hace dos décadas, la falta de infraestructura básica, un Estado que no brinda los bienes públicos esenciales y la creciente desesperanza de que nada de esto va a cambiar.

El episodio del jueves es tan solo la punta del iceberg de nuestra decadencia, la cual es mucho más dolorosa y profunda. Nos equivocaríamos en pensar que por correr a un diputado repulsivo el problema estará solucionado. No basta solamente con reclamarle a nuestros dirigentes un comportamiento sensato y prudente de acuerdo con la función que están desempeñando, lo cual debería cumplirse de mínima. Su función no es solamente comportarse decorosamente, su obligación al ejercer la representación es legislar de acuerdo con el interés general y lograr avances concretos que mejoren la vida de los argentinos: superar la inflación, reducir la pobreza y el desempleo, y suministrar desde el Estado salud, educación y seguridad.

En todas estas materias y en tanta otras, no sólo Juan Ameri está en falta, el resto de los diputados y senadores que conforman el Congreso también lo están.

FUENTE: TN

Te puede interesar