Ideas para estimular a los niños a aprender jugando en el hogar

Iniciativas 21 de agosto de 2020 Por Redacción
ninos-coronavirus-juegos_20386379_20200313115658
Diversión y aprendizaje sin riesgos durante el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19)

A los niños pequeños les encanta jugar en grupo, pero lamentablemente reunirse con sus amigos no es prudente en estos momentos debido a la pandemia por el coronavirus (COVID-19). El distanciamiento físico es una medida responsable para protegernos a nosotros mismos y a los demás; sin embargo, para los niños, que están aprendiendo acerca del mundo que los rodea, y que se relacionan con otros niños a través del juego, resulta sumamente difícil. Pero que tu hijo esté obligado a permanecer en casa no significa que no pueda divertirse y, al mismo tiempo, aprender. Con nuestros amigos de la LEGO Foundation hemos pensado cómo podrías pasar ratos divertidos con tu hijo y ampliar su mundo cuando el espacio es reducido.

 Bebés de 0 a 9 meses 
“Cu-cu”

Todo lo que requiere este juego es tus manos y una voz dulce. Siéntate con tu bebé y cúbrete la cara con las manos (o con una tela o una prenda). Luego, retira las manos o aquello con lo que te hayas cubierto la cara, y di “¡Cu!”. Tu pequeño se sentirá fascinado al verte desaparecer y luego volver a aparecer. Un poco más adelante, empezará a tratar de imitarte para jugar contigo.

Ver y nombrar

Señala diferentes cosas que haya en la casa, nombrándolas y describiéndolas al mismo tiempo. “¿Ves el gato? Es un gato anaranjado”. Esto ayudará a desarrollar sus habilidades lingüísticas y a fortalecer el vínculo entre ambos.

Banda de música familiar

Canta con tu bebé y crea instrumentos musicales con objetos que no impliquen riesgo alguno. Por ejemplo, introduce botones o cuentas en un frasco vacío para convertirlo en una maraca y ciérralo muy bien. La música contribuye al desarrollo sensorial y agarrar la maraca es excelente para las habilidades motrices. Lo más importante es ser creativo y, desde luego, ¡divertirse!

Las partes del cuerpo

Nombra distintas partes del cuerpo de tu bebé, señalándolas, al mismo tiempo, para ayudarle a aprender sus nombres. “¿Dónde está la nariz del bebé? ¡Ahí está!” También puedes señalar las tuyas para ayudarle a relacionarlas: “¿Dónde está la nariz de mamá? ¡Aquí está!”

Niños de 1 a 2 años
Coche de caja

Busca una caja vacía y, asegurándote de que no conlleve ningún riesgo, coloca dentro a tu pequeño junto con algunas mantas suaves para que esté cómodo. Luego, tira de la caja mientras imitas ruidos de automóvil, como por ejemplo “rrruuunnn”. Tu bebé se divertirá deslizándose de un lado a otro de la casa en su nuevo coche (¡y tú harás ejercicio!) Si el espacio no es grande, obtendrás el mismo efecto moviendo la caja de un lado a otro y haciendo ruidos los dos juntos.

Tamborilero

Da la vuelta a varios tazones, ollas y sartenes irrompibles para convertirlos en un juego de tambores directamente desde tu cocina. Algunas cucharas de madera servirán de baquetas. Tu pequeña estrella de rock se entretendrá explorando los diferentes sonidos que puede producir. Este juego también es maravilloso para el desarrollo de sus habilidades motrices finas.

Dibujo libre

Entrega a tu bebé papel y lápices de cera y déjalo dibujar. Esto le permitirá desplegar su creatividad y disfrutar del juego independiente y creativo. Cuando termine, háblale sobre los diferentes colores que utilizó.

Pasarse la pelota

Toma una pelota suave y hazla rodar hacia tu hijo para que te la devuelva. Este juego es magnífico para generar confianza y enseña al niño que tú respondes a sus acciones. Para que sea aún más entretenido, incorpora otra pelota y háblale a tu hijo sobre la pelota que parezca llamarle más la atención.

Niños en edad preescolar (de 3 a 4 años)
Disfrazarse

Toma varias telas y prendas de vestir y anima a tu pequeño a hacerse un disfraz. Luego, inventen un juego basado en lo que representa el disfraz que hayan creado. ¡Prepárense para la aventura que les espera!

¡Te atraparé!

Persigue juguetonamente a tu hijo por todos los espacios de la casa aptos para este juego. Si tiene mucha energía, será útil para liberarla. Cuando termine el juego, es posible que quieras unirte a tu hijo para dormir juntos una siesta.

Nombrar el animal

Imita los sonidos de distintos animales y haz que tu hijo adivine de cuáles se trata. Tomen turnos para que tu hijo haga los sonidos y tú tengas que adivinar a qué animales pertenecen. Esta es una buena oportunidad para que aprenda más sobre los animales que cada uno de ustedes haya elegido.

Reto infantil

A medida que adquieren más coordinación física, los niños pequeños disfrutan muchísimo con los desafíos. Pregunta a tu hijo: “¿Puedes levantar un brazo?” “¿Puedes tocarte los pies con las manos?” Usar los nombres de las partes del cuerpo en este contexto contribuye a su aprendizaje y les permite mostrar lo que son capaces de hacer.

Niños de 5 a 8 años
Carrera de obstáculos

Construye una pista de obstáculos utilizando muebles, almohadas y juguetes, es decir, cualquier cosa que sea segura y suave. Muestra a tu hijo cómo moverse por la pista y haz que intente pasar lo más rápido que pueda. Controla el tiempo y anímalo a batir su récord cada vez que lo haga.

¡Vamos a lavar!

Escoge varios juguetes que puedan mojarse, llena un balde y deja que comience la diversión. Alienta a tu hijo a “lavar” sus juguetes sumergiéndolos en el agua, jugando con ellos y luego secándolos con un paño suave.

Juego simbólico

Deja que tu hijo asuma el liderazgo y aliéntalo a crear un escenario imaginario. Sigue sus instrucciones y hazle preguntas sobre su creación.

Preparar un refrigerio

Pide a tu hijo que te ayude a preparar un refrigerio para la familia y anímalo a utilizar todos los colores que quiera. Elige algunos alimentos saludables y dile que los coloque en un plato con un diseño que le guste. ¡Se sentirá orgulloso de su deliciosa obra de arte!

Artículo por Mandy Rich, redactora de contenidos digitales, UNICEF.

Te puede interesar