Cuidá lo que hablás dentro de tu casa

Iniciativas 21 de agosto de 2020 Por Redacción
Feng-shui

Las paredes tienen recuerdos. algunas palabras se tornan en maldiciones, hay palabras capaces de traer maleficio, reforzar la desgracia, evocar la mala suerte y atraer la infelicidad; así como hay otras con la luminosa propiedad de bendecir, atraer prosperidad, felicidad y paz.

Saber separar y usar unas y otras es el comienzo de la sabiduría.

Pronunciar una palabra repetidas veces, es crear para sí mismo un decreto dentro del cual se puede evolucionar o pudrirse.

adobestock_296606048-ARCómo pueden los padres ayudar a sus hijos a sobrellevar las pérdidas que ocasiona la COVID-19

El entorno que vives, en especial tu casa, tiende a absorber, almacenar y repercutir las palabras de tus hábitos mentales y transmutarse en seres vivientes de espectro vampírico o angelical a depender de tu propia atmósfera emocional.

Hay algunas palabras, que se han de evitar a toda costa dentro de casa:

Que desgracia: Crea fatalidades, oscuridad, quebranto y ausencia del divino.

Oh Mierda: Llama la podredumbre, la suciedad y la adversidad.

Maldita sea: Lanza plagas y personificación de maldiciones, crea estancamientos y bloqueos.

Que Idiota, que estúpido, que tarada: Genera inferioridad, limitación, inseguridad, incertidumbre. Deben evitarse principalmente con niños e hijos.

Miserable: Crea escasez, indigencia, pobreza y penuria.

Enojado: su base significa condenado, sufrido y perambulante, maldito, malvado, llamar a alguien "enojado" es maldecir a la persona, por qué enojado significa " condenado a todo mal ".

Desgraciado: Crea un entorno de ausencia de gracia de Espíritu, de gracia del Universo, como la palabra lo indica, está fuera de la gracia de Dios y así se determina en el hogar.

sharon-mccutcheon-dW6FP74AhIU-unsplash-980x653Los jóvenes en cuarentena, el grupo de "riesgo" que nadie habla.

También solemos expresar frases como:

No hay dinero

Estoy desesperado

Porque siempre pasan estas cosas

Que dura es la vida

No puedo

Y un sinfín de etcéteras….

Tené en cuenta que las palabras asumen la dirección que la intención y las emociones las imprimen, es en la sustancia y no en la exacta forma que descansa su fuerza; es momento de refinar para que la luz pueda fluir. Sé responsable de tu lengua, para no ser esclavo de tus palabras. Bendice en lugar de maldecir.

Como-es-posible-el-lavado-de-cerebro“Técnicas de lavado de cerebro y adoctrinamiento”

Evitá en todo momento emitir juicios y palabras que no deseas se materialicen en tu mundo.

Las palabras negativas o limitantes generan carencias, enfermedades, dificultades y sufrimiento,

Las palabras o expresiones de amor, gratitud, alegría y belleza atraen prosperidad, abundancia, salud y beneficios para todos.

No olvides que el mundo se crea constantemente mediante el verbo, sonidos vibraciones, frecuencias y colores.

Todo es energía. Vos decidís cómo querés usarla.

FUENTE: FACEBOOK

Te puede interesar