¿Qué pasa por la cabeza del Presidente Alberto Fernández?

Opinión 24 de junio de 2020 Por Omar De Marchi - Diputado Nacional
Opinión de actualidad del Diputado Nacional por Mendoza Dr. Omar De Marchi
96290307_2550432355169166_3630059380226916352_o
Opinión de Omar De Marchi

Trato de imaginar qué pasa por la cabeza de Alberto Fernández en este tiempo. Debe ser un hombre con enormes conflictos de personalidad. Un día se debe levantar y decir: "Hoy mando al carajo a Cristina". Pero después se acuerda que es un invento de ella y se le pasa.

Aunque creo que él percibe que lo llevan al matadero, no es tonto.

Él lo sabe, porque fue lobbista reconocido de empresas multinacionales importantes. Él sabe cómo funciona el mercado, él sabe porque es un hombre del capitalismo, él imaginó un país distinto junto a Cavallo hace 20 años.

Él sabe que si gastás más de lo que recaudás la cosa no camina. Y sabe que nadie le presta un peso para bancar la diferencia negativa. Y también sabe que no hay margen para poner más impuestos, y que no podés ajustar porque la jefa te raja, y te obligan a emitir Pesos como única salida, pero como no es tonto, sabe que, por este camino, la hiperinflación lo saluda desde la esquina.

Y como sabe todo eso, pero no tiene la manija para corregir el rumbo, prefiere esconderse en las polleras de la Sra. y cede a los delirios de sus cortesanos.

Pero también sabe que en la vida nada es gratis. Lo único gratis hasta ahora son los DNU con los que prorroga la cuarentena y patea el frentazo que se pegará contra la realidad cuando ya no queden excusas sanitarias por exponer, by Power Point, cada 15 días.

También son gratis las preguntas incómodas de periodistas atrevidos que parecen no saber que NO hay Plan Económico y NO hay equipo. Pero insisten en preguntar y hacerlo enojar. Obvio que también están las preguntas de periodistas amigos, pero claro, esos no son gratis.

Mientras todo esto pasa por su cabeza, un día le liberan presos peligrosos y no le avisan, otro día le llenan la calle de jubilados que se contagian, otro día le chorean los fideos y el arroz, se levanta y Boudou está en su casa, con jubilación y retroactivo, y lo pellizcan por abajo para que diga que Moyano es mejor que Favaloro.

El entiende que la Sra. tiene sus caprichos, pero quedarse con Vicentin, él que en alguna época fue un oculto Vicentiniano, o rajar a LATAM para que los chicos de La Cámpora (que sabe que no lo bancan) jueguen a los avioncitos con Aerolíneas. ¡Que locura todo!, y él lo sabe.

Para colmo la guardia real de Manzur le mata un laburante en Tucumán, se da vuelta y le matan un gendarme, le torturan en Chaco a una familia QOM, o sea, todo ocurre en plena Democracia Kirchnerista, por lo que ni siquiera puede refregar el invento de Maldonado, ni de DDHH puede hablar.

Pero también sabe que lamentablemente esto recién empieza, y que, con las supuestas escuchas de conventillo, con el biri biri de la deuda, con el cuentito del neoliberalismo, y alguna cosa más, no se llega al 2023. Y ese es el dilema que le revienta la cabeza.

Porque él sabe que la Sra. quiere estar allí, pero lo pusieron a él. Y aún él no ha podido poner la voz lo suficientemente gruesa como para gritar: "¡¡¡¡La Patria está en peligro, carajo!!!! Querida Sra. su receta me lleva al matadero, no me contagie su odio y resentimiento".

En la cabeza del Presidente hay un pensamiento que no lo deja dormir: el camino que la Sra. lo ha obligado a tomar lo conduce al abismo. Él lo sabe. En ese camino él es sólo un instrumento de la mentira y la resignación.

Pero también sabe que hay otro camino, más difícil, más duro, pero más gratificante.

Ese camino implica asumir el Poder Real de la Argentina y conducirla con sensatez por los caminos de la verdad y el desarrollo sustentable. Allí encontrará muchos argentinos con ganas de ayudar.

Ha llegado el momento de dejar de ser SOLDADO DE LA SEÑORA, y ser SOLDADO DE LA REPÚBLICA. Hoy, Alberto Fernández está allí, transformado en presidente, algo que nunca soñó, pero sólo, y su voz cada vez se oye menos.

Te puede interesar