Marcela, la "Seño" que no olvida a sus alumnas en frontera

Superación 24 de abril de 2020 Por Ely Grimaldi
Marcela es la maestra de la Escuela 1-320 de Potrerillos, la última escuela de frontera a 1500 metros sobre el nivel del mar. En la nota su noble trabajo durante la pandemia para visitar a dos alumnas.
93292171_2587158541525611_1269345479452262400_o

El miércoles pasado, la seño Marcela Ormachea subió a 3500 metros porque, en esas alturas, están Camila y Milagros, sus alumnas de 4to y 6to grado que viven en un puesto muy alejado de la escuela. La “Seño” Marce fue con la excusa de llevarles los cuadernillos que aseguran la continuidad.

Lo cuenta feliz y con una tonadita que llega al alma, con la sonrisa de oreja a oreja: además necesitaba verlas, saber cómo están, mirarlas y aún sin poder abrazarlas, por lo menos que sepan que su Seño las tiene en el corazón.

TE PUEDE INTERESAR: Nunca es un final, es la antesala de un nuevo comienzo

Nos cuenta que, en época de clases, para poder llegar a la escuela, el padre de las niñas las “baja” 10 km a caballo y ahí las pasa a buscar el transporte. Esos kilómetros son en la montaña, en la Cordillera de los Andes.
Uno de los relatos, que a ella más la conmueve, es también de un aislamiento que sufrieron las niñas el año pasado, cuando una brasa arrasó con el Valle y por el incendio, que "alguien provocó", estuvieron muchos días sin poder ir a la escuela. El reencuentro, en ese entonces, fue emocionante. Ya se imagina como será cuando vuelvan todos, a clases, ya superada la pandemia.

93934361_2587158518192280_2794112002572681216_o
Camila, Milagros, Marcela y esos padres, que se dedican a la cría de ganado, que tienen luz solar y apenas saben escribir; tienen a la escuela hoy más cerquita que nunca, saben que está presente, que los ayuda, que los contiene.

Marcela es una de esas docentes que le está poniendo el pecho a esto. Se tapa la boca, pero en sus ojos es imposible no percibir la sonrisa, esa que necesitan los niños para saber que siempre, siempre, hay algo más para seguir esperanzados en la vida.93612562_2587158494858949_4289415110172082176_o
No sé a ustedes, pero a mí me dieron muchas ganas de conocerlos y de ir con los brazos llenos de amor para agradecerles personalmente. ¡Gracias Seño Marce!, ¡gracias a cada docente de nuestro increíble país!

Te puede interesar