Aprendé la lección: Hoy, teniendo todo, no podés usar nada

Superación 27 de marzo de 2020 Por Redacción
La situación del coronavirus nos obligó a quedarnos en casa y vivir con lo mínimo. Esto nos dejará un gran aprendizaje.
b625e0b36e7c4f4045cff760e7f5937d

Teniendo auto, no los podés usar. Teniendo dinero, no podés salir a gastar. Teniendo ropa lujosa te ponés lo más cómodo. ¿Viste?

Teniendo joyas no las podés mostrar y de a poco va apareciendo tu verdadero color de pelo. Ya nadie ve tus ficticios maquillajes y se le cayó la careta a más de uno. El corso terminó, y no sabés donde poner la carroza de mentiras que montaste durante años. 

¿Te diste cuenta, que con lo básico alcanza? ¿Viste que todo lo material, cuando las papas queman, solo sirve para juntar mugre?

Hoy, todo esto a la mayoría ya ni le interesa. Estoy seguro de que todo esto, de a poco va quedando en segundo plano. Hoy la vida le pegó una trompada al alma al más austero, al más avaro, al más soberbio y al más infeliz.
Hoy todo se redujo a lo básico, a lo mínimo, a lo indispensable y junto a esa trompada la vida te dijo, mirándote a los ojos: ¡loco las cosas van en la dirección contraria!Hoy solo querés darle un abrazo a tu hijo, a tus viejos, a tus hermanos, a tus amigos y a tu pareja. Hoy querés compartir una cerveza, con tu amigo y un vino con tu hermano.

Si te toca trabajar, deseás quedarte en tu casa con los tuyos. Pero pensás que cuando tenías franco o el día libre, no los aprovechabas. ¿O no?

¿Estas triste?, ¿te sentís vulnerable?, ¿tenés miedo?, bueno, te entiendo. 

La moto, el coche, las zapatillas más caras y las joyas, ¿te sirven de algo en este momento?? .. ¿No verdad?. Con el último celular que salió al mercado, podés hacer una video llamada a un ser amado; verlo dentro de un cuadrado, pero no podés secarle las lágrimas, no podés abrazarlo fuerte y decirle que todo va a estar bien. Está cerca, si, pero lejos de tu alma...muy lejos y eso duele.

Aprendé la lección.
Cuando todo esto pase, visitá a tus viejos, a tus hermanos. Decile a tus hijos que son la razón de tu vida, que sin ellos no sos nada. Juntáte con tus amigos, programá y ponele fecha a esas juntadas que siempre se posponen.

Decile a la persona que está a tu lado que la amás con el alma. O sincerate y dejála; dejála y no la lastimes más. No le hagas perder más tiempo.

Aprendé que la vida va por otro lado; que en lo más simple está la belleza de las cosas, y lo verdaderamente valioso no lo conseguís en un negocio de compra y venta.

Y espero que te acuerdes de vez en cuando de hacer lo que realmente vinimos a hacer; VIVIR... Pero vivir con lo más simple...

Te puede interesar